Llagas: ¿Qué son? ¿Cuántos tipos existen? ¿Cómo se curan?

Llagas: ¿Qué son? ¿Cuántos tipos existen? ¿Cómo se curan? - Clínica Dental Ramis Tauler

Llagas: ¿Qué son? ¿Cuántos tipos existen? ¿Cómo se curan?

¿Has notado una molestia con apariencia redondeada en el interior de tu boca? Posiblemente te encuentres pasando por un periodo de llagas. Esta clase de dolencias acostumbra a presentarse en diferentes zonas de nuestra boca, como en las mejillas, encías o en el interior de los labios.

Las llagas tienen forma ovalada y normalmente son de color blanco, amarillo o gris con los bordes rojos. Suelen ser dolorosas e irritantes, pero a pesar de ello no suponen un peligro para la salud.

La aparición de llagas puede darse de manera continuada con el paso del tiempo, generando molestias y resultando incómodas para la persona que las padece. Sin embargo, no son contagiosas ni requieren tratamientos específicos, ya que en la mayor parte de los casos se curan por sí solas transcurridas, como mucho, unas semanas.

En Clinica Ramis Tauler en Mallorca tratamos esta clase de molestias. Nosotros nos encargaremos de proporcionarte las recomendaciones más adecuadas para agilizar el proceso de recuperación y minimizar el malestar que puede surgir al ingerir alimentos, consumir bebidas, hablar o cepillarse los dientes.

¿Qué son las llagas?

Las aftas o llagas, también conocidas como úlceras bucales, son afecciones que pueden aparecer en cualquier parte de nuestra cavidad oral. Se identifican fácilmente gracias a su aspecto y color, ya sea redondo u ovalado y blanquecino, gris o amarillento.

Por lo general, estas heridas no son contagiosas, pero sin embargo se consideran un problema bastante recurrente. Aunque no suelen necesitar tratamiento porque se curan solas, muchas personas optan por tomar medicamentos u otros productos farmacéuticos con el fin de reducir el tiempo de recuperación y aliviar las molestias.

Las llagas tienden a aparecer de una en una, no obstante, en ocasiones salen conformando pequeños conjuntos. Estas heridas pueden provocar hinchazón y enrojecimiento en el área afectada de la boca y son algo dolorosas hasta que, finalmente, cicatrizan. Las molestias dificultan la ingesta de alimentos, aspecto que si no se tiene en cuenta puede ocasionar deshidratación y desnutrición.

¿Cuántos tipos de llagas existen?

Principalmente, podemos dividir las llagas en tres tipos: menores, mayores y herpetiformes. A continuación, detallamos cada una de ellas:

  • Aftas menores: son las más comunes, aparecen en solitario y suelen curarse solas en una semana aproximadamente.
  • Aftas mayores: con un tamaño de más de 1 centímetro, tardan en curarse alrededor de seis semanas, pudiendo dejar una marca residual.
  • Aftas herpetiformes: suelen generarse varias úlceras a la vez, su tamaño varía de 1 a 3 mm y tardan en eliminarse de una a dos semanas y ocasionalmente dejan marcas. Se consideran poco frecuentes y salen generalmente en personas mayores.

¿Qué síntomas suelen producir las llagas en la boca?

Como hemos comentado anteriormente, las llagas o aftas son con frecuencia dolorosas, llegando a empeorar al ingerir alimentos y beber, o por falta de una adecuada higiene bucal. Las personas que sufren este fenómeno pueden mostrar malestar general, inflamación en los ganglios linfáticos y fiebre. Por otro lado, las llagas aparecen con más frecuencia en mujeres y adultos mayores que en hombres

Los síntomas de los diferentes tipos de llagas son:

  • Aftas menores: son pequeñas, poseen forma ovalada con un borde rojo y se curan sin dejar marcas.
  • Aftas mayores: son más grandes, profundas y dolorosas que las aftas menores, con una forma redonda e irregular.
  • Aftas herpetiformes: son del tamaño de la cabeza de un alfiler y habitualmente ocurren en conjuntos de diez a cien aftas a la vez. Sin embargo, pueden juntarse y conformar una gran llaga. Se curan sin dejar marcas.

¿Por qué nos salen llagas en la boca?

Realmente nadie sabe con exactitud una respuesta que permita detectar las causas que pueden generar este fenómeno. No obstante, suelen aparecer de manera hereditaria, por cambios hormonales a causa de un aumento del estrés o ansiedad, o un mal movimiento en el cepillado, entre muchas otras.

A continuación, indicamos varias razones que pueden promover la aparición de llagas en la boca:

  • Una actitud inmunológica previamente a los gérmenes habituales de la flora bucal.
  • Golpes en la boca o una mordedura en el interior de ella. 
  • Ortodoncia o prótesis, ya que esta clase de procedimientos ocasionan rozaduras en alguna parte de la boca.
  • Cambios hormonales propios del periodo menstrual, embarazo, estrés o ansiedad.
  • Insuficiencias nutricionales por escasez de minerales o vitaminas, como la vitamina B o ácido fólico, entre otros.
  • Alergias o hipersensibilidad a los alimentos como las fresas, naranjas o limón.

Las llagas o aftas, además, pueden aparecer por determinados trastornos y patologías, como las que mencionamos a continuación:

  • Celiaquía, un trastorno intestinal grave provocado por la sensibilidad al gluten.
  • Patologías inflamatorias del intestino como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.
  • Patología de Behçet, que es un trastorno poco frecuente que genera inflamación en el cuerpo, incluido en la boca.
  • Un sistema inmunológico débil ataca las células sanas de la boca en vez de a los patógenos, como los virus y las bacterias.
  • VIH/sida, que inhibe el sistema inmunitario.

¿Cuál es el tratamiento para curar las llagas en la boca?

Como se ha mencionado anteriormente, el proceso de cicatrización de las llagas nace por sí solo, en tan solo semanas. No obstante, las personas que las padecen intentan apresurar este proceso y disminuir las molestias, evitando la ingesta de alimentos cítricos, ácidos, de temperaturas bastante altas o picantes.

Asimismo, con el uso de antiinflamatorios se puede calmar la molestia y disminuir la inflamación. También son útiles los enjuagues bucales con agua y sal. Además, se recomienda llevar una dieta equilibrada mediante comidas que eleven los niveles de vitamina B, hierro y zinc, entre otras.

Tratamientos tópicos para curar las llagas en la boca

En la mayoría de los casos existen diversidad de productos como pastas, cremas o geles, que ayudan a aliviar el dolor y aceleran la curación de las llagas o aftas individuales prácticamente tras su aparición. Estos recursos contienen elementos como Benzocaína, Fluocinonida y Peróxido de hidrógeno.

Dichos medicamentos son sustancias que se utilizan de manera directa en el sector afectado, los mismos integran:

  1. Anestésicos como diclonina o lidocaína. La diclonina se puede utilizar como enjuague bucal y, la lidocaína, al ser más espesa se puede aplicar de manera directa sobre la llaga.
  2. Recubrimientos protectores que contengan sucralfato y antiácidos de aluminio-magnesio, tienen la posibilidad de provocar alivio al ser utilizados como enjuague bucal.
  3. Corticosteroides, alternativa que solo puede emplearse en caso de que tu odontólogo de confianza compruebe que la lesión no está producida por una infección. Puedes conseguir un enjuague o un gel con corticoesteroides y aplicar en cada llaga.

¿Cómo puedo prevenir la aparición de llagas?

Es habitual que las llagas o aftas reaparezcan, pero puedes minimizar su frecuencia siguiendo estos tips:

  1. Cuida tu alimentación: presta atención a eso que ingieres. Intenta no consumir comidas que irriten o dañen tu boca, como nueces, patatas fritas, comidas saladas y frutas ácidas como la piña, el pomelo y las naranjas.
  2. Come alimentos saludables: frutas, vegetales y cereales integrales.
  3. Lleva a cabo una correcta higiene bucal habitualmente: cepillado diario después de cada comida junto al uso de hilo dental. Se recomienda utilizar cepillos dentales suaves para ayudar a prevenir la irritación de la boca.
  • Protege tu boca: especialmente en caso de llevar aparatos, como ortodoncias, implantes u otros tratamientos dentales.
  • Disminuye el estrés y la ansiedad: trata de eliminar estos factores de tu vida cotidiana usando técnicas como la meditación y el yoga con el fin de reducirlos.

¿Qué remedios caseros ayudan a combatir las llagas en la boca?

Generalmente estas se curan por sí mismas, pero hay maneras de aliviar el dolor, acelerar la curación y evadir la infección. Entre estos remedios podemos encontrar:

  1. Agua con sal: conocida como solución salina, sirve para agilizar la curación. Tan solo debes enjuagarte la boca con agua y sal.
  2. Higiene dental: utilizando el cepillo correcto con cerdas suaves tendrás la posibilidad de agilizar el proceso de curación. Cepíllate los dientes, lengua y mejillas con sumo cuidado para evitar la irritación e infección de las aftas.
  3. Suplementos de vitamina B-12: disminuirán el dolor, el número de brotes y la cantidad de llagas que aparecen en la boca.
  4. Aloe vera: la aplicación de este gel en cada llaga, reducirá la irritación, la molestia e inflamación.
  5. Cubitos de hielo: sirve para reducir la molestia debido a que el frío adormece la sensación.
  6. Enjuague con aceite de clavo: para aplicar este producto primero debes realizar una higiene bucodental. Después, sumerge un algodón en el aceite de clavo y sitúalo encima de la llaga afectada. Esto adormecerá el dolor.

Si todavía tienes dudas acerca del cuidado y prevención de las llagas o aftas, en Clinica Ramis Tauler en Mallorca encontrarás un equipo de especialistas dispuestos a ayudarte, tanto con este fenómeno como con cualquier patología periodontal. Además, recibirás una orientación muy efectiva sobre los tratamientos que mejor se adapten a tus necesidades, por medio de las consultas regulares. 

¿A qué estás esperando para deshacerte de las molestas e incómodas llagas ubicadas en tu boca?

Tags:
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Translate »