Disfunción Mandibular (ATM)

La Disfunción Mandibular, también conocida como Síndrome de la ATM, consiste en una disfunción de la Articulación Temporo-mandibular (ATM) que provoca dolores, ruidos articulares e imposibilidad de realizar las funciones normales de la articulación como hablar o masticar, que pueden ir acompañadas o no de luxación o subluxación de la articulación.

La cantidad y variedad de movimientos que realiza la Articulación Temporo-mandibular (de apertura y cierre, traslación y lateralización de la mandíbula, entre otros) la hacen una articulación compleja, y por tanto la Disfunción Mandibular (ATM) puede tener varias causas. Todos los movimientos que realiza son posibles gracias a un menisco y una cápsula articular con ligamentos internos y externos que le dan estabilidad y permiten los movimientos. La inflamación o el desplazamiento de este menisco provoca el Síndrome de la ATM.

Causas y síntomas de la Disfunción Mandibular (ATM)

Entre las muchas causas de una disfunción de la Articulación Temporo-mandibular, las más comunes son: el estrés, una mala mordida o una mala postura constante. El estrés, la falta de sueño o una dieta deficiente podrían empeorar los síntomas de la Disfunción Mandibular (ATM). Otras posibles causas de síntomas relacionados con la ATM son, entre otras: artritis, fracturas, dislocaciones y problemas estructurales presentes al nacer.

Los principales síntomas asociados a la Disfunción Mandibular (ATM) son: dificultad o molestia al morder o masticar, chasquido al abrir o cerrar la boca, dolor de cabeza o oído y bloqueo o dificultad para mover la mandíbula.

¿Cómo se trata la Disfunción Mandibular (ATM)?

Son muchas las opciones disponibles para tratar las disfunciones de la Articulación Temporo-mandibular, y dependerá de las características de cada caso cuál será mejor para cada paciente.

  • FÉRULAS: Para aliviar la tensión mandibular y evitar que los dientes se estropeen. Nocturnas para usarlas mientras duermes o diurnas y estéticas para que nadie note que estás cuidando tu sonrisa.
  • FISIOTERAPIA: Aprender a estirar, relajar o masajear los músculos mandibulares es una buena forma de reducir las molestias y dolores.
  • CORRECCIÓN DE HÁBITOS: El bruxismo, rechinamiento de dientes y otras prácticas empeoran la disfunción de la ATM. Una férula de descarga mejorará la situación y eliminará las molestias.
  • ESTUDIO DE LA MORDIDA: En el caso de que la disfunción de la ATM sea provocada por una mala oclusión dental (tratamiento de ortodoncia), un incorrecto desarrollo del hueso temporo-mandibular o alteraciones posturales naturales o adquiridas.
  • TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS: Para reducir el nivel de estrés y ansiedad que provoca la tensión temporo-mandibular y el rechinar los dientes.
  • TRATAMIENTOS QUIRÚRGICOS: La cirugía de la ATM solo debe considerarse en aquellos casos en los que el tratamiento conservador (férulas de descarga, fisioterapia,…) no es posible o no ha obtenido los resultados esperados. Es una cirugía compleja que podría tener secuelas en el funcionamiento de la articulación.

Si necesitas más información, una segunda opinión o tratar tu caso, pide cita con nosotros y podremos evaluar tu situación y hacer un plan de tratamiento a tu medida.

Disfunción Mandibular (ATM)
5 (100%) 1 vote